Racismo en la universidad boliviana, un signo de falta de educación y formación

mientras más uno sea educado más va a apreciar,  respetar y tolerar a los demás

Anuncios

Dentro del cuerpo de docentes de la Universidad Autónoma Gabriel René Moreno (uagrm) se pueden, naturalmente, encontrar profesores de talla, ante quienes me saco el sombrero; profesores mediocres, por quienes se deja mucho que desear; y profesores obsoletos, estancados en el tiempo y espacio, donde no aceptan la dialéctica y la dinámica de la modernización. Los primeros son admirables: enseñan y forman constante incansablemente con esmero y responsabilidad. Los últimos están inconscientes de la alta responsabilidad que conlleva su oficio, pues el nivel de su formación no les permite ver más allá de la entrega y sacrificio que hacen los hombres y mujeres comprometidos con la educación. Su nivel de enseñanza está determinada por el nivel de educación y estilo de vida, así como su idiosincrasia, lo que les limita dar más de lo que pueden poseer. Estos docentes son los que más ínfulas de grandeza suelen demostrar; no permiten que interfieran su cotidiano, aburrido y metódico clase escatimado; creen tener la razón absoluta y que sus estudiantes son unos tontos que no tienen derecho a preguntas.

Este el caso de Juan Carlos Herrera, docente de Derecho de la uagrm, en cuyo audio, gravado por uno de los estudiantes en pleno clase, se confirma que es un racista de primer nivel. Él cree que los cambas, su estirpe, son mejores que los collas. Sostiene, además, que estos son “ladrones, asaltantes, masistas, corruptos, podridos”. Superpone a su lugar de origen respecto a los demás lugares de nacimiento de Bolivia. Habla con rabia de los collas y los denomina excremento, descendientes de linajes de mala vida. Mientras vocifera a estos disparates fue interpelado por una de sus estudiantes a quien le dijo “masista[…] colla y mierda, andate a joder a otro lado, pero a mí no me vaj a joder.” Semejante humillación entre sus compañeros por parte de este señor, le costó a éste una demanda y a la señorita una afrenta que está en proceso de ajusticiamiento.

Con estas declaraciones de semejante bajeza puedo afirmar que el comportamiento de este profesor de Derecho demuestra su bajísimo nivel de educación y cultura, porque mientras más uno sea educado más va a apreciar, respetar y tolerar a los demás. Esto me lleva a deducir también que su formación profesional debe ser deplorable, porque, generalmente, quien tiene buenos modales también tiene buena formación.

Esto devela el racismo y discriminación que existe dentro de esta universidad que para muchos tiene buena imagen, honra y estima. Sin embargo esto es solo la punta del ovillo de lo que pasa en la casa moreniana. Una forma de cerciorarse de qué pasa dentro de esta universidad en relación a este tema es leer los escritos en las paredes de los baños públicos de la misma.

La izquierda del s. XXI, un proyecto político descabellado

La izquierda del s. XXI presenciada en Bolivia, Ecuador, Brasil, Argentina, etc tuvo características comunes y eslóganes compartidos que conocemos tan bien y que a muchos nos tiene ya hasta las cejas: liberación de los pueblos, anti imperialismo, la derecha conspiradora, etc.

A estas alturas, el declive de estos gobiernos izquierdistas es irreversible, porque la gente ha tomado conciencia, al fin, de que es un proyecto político destinado al fracaso. Argentina y Brasil ya los dejaron de lado. Venezuela y Bolivia están en una transición. No es cuestión de hacer un balance de las cosas buenas y malas que hicieron estos gobiernos, sino cómo lo hicieron y cómo se caracterizaron. La izquierda es por naturaleza fría, seca y propensa a denigrar los valores humanos (pero su discurso está centrado en los derechos, la libertad y dignidad humanos). Es reacia y entregada a la perfidia y al matrerismo sin pudor. Por estas razones es vista despectivamente.

Hoy en día se trabaja mucho por reivindicar a la izquierda. Pero por más que intenten reconquistar a sus ex adeptos desencantados, sirviéndose de todo el aparato propagandístico, lo único lograrán es dilatar un poco más su estancia en el poder y agudizar el caos social. Mientras tanto se mantendrán porfiados a su manual de adoctrinamiento, a decir lo que no piensan de veras, sino repetir lo que sus estrategas políticos les dicen. Es una lástima.

El banderazo, una forma excelente de manipular emociones

La bandera de reivindicación marítima es una excelente oportunidad para reivindicar al gobierno del MAS. Al verse desgastado, con poco apoyo social y con una credibilidad insostenible, este gobierno no ha tenido ni un momento de sosiego mientras no encontraba los medios reales para recuperar su antigua popularidad inverosímil. En ese afán infructuoso se le presentó un escenario propicio. Descubrió que vinculando su bandera de partido político (MAS ipsp) a la de la causa marítima lograría vindicar su imagen.

Haber, veamos primero la situación de la coyuntura del momento: Tanto la bandera de reivindicación marítima como la del MAS son azules. El sentimiento marítimo es alto y está generalizado. Actualmente el partido del gobierno está en un proceso de declive y degradación paulatina.

Ahora veamos la táctica: el hecho de ser las dos banderas del mismo color permite al gobierno jugar con las emociones de la población boliviana. Ya que este color (el azul) connota `mar` y partido político en la mente de los bolivianos, el presidente Evo Morales los aprovecha para su beneficio recurriendo a los artilugios mediáticos y desplegando una maquinación contra los ciudadanos. Así, el 14 de febrero presenta un sincretismo de tres emblemas (la tricolor boliviana, la wiphala y el color del MAS), que no apunta a la reivindicación marítima, sino a su visión de un Estado incaico. Estas insignias ya aparecen en otros eventos o logros del masismo: G77, periódico Cambio, por ejemplo. Además el color azul es muy particular en la propaganda oficialista y un medio de alienación del régimen actual. Para darnos cuenta, recordemos que antes, las tapas de seguridad de las garrafas de gas licuado eran rojas, ahora son azules. Después de desatar esta iniciativa el presidente aparece en la prensa y en las redes sociales, protagonizado el hecho.

No puedo vislumbrar los efectos posteriores de esta marionetizacion psicológica, pero en definitiva el objetivo del gobierno con este banderazo es transmitir subconsciente la euforia por el mar al partido del MAS para revertir su situación actual.

¿Vírgenes o rameras?

Ante la polémica de la obra de arte de Rilda Paco, creo que es necesario sentar una crítica obejtiva. Primero, el arte es necesario, parte de nosotros y es inevitable para los seres humanos. Segundo, cada generación tiene un arte particular, ya que las sociedades se determinan por las circunstancias del momento y la corriente predominante de cada época. Tercero, la realidad de la sociedad está latente en el subconsciente del artista. De ahí se dice que la creación artística es subliminal. Cuarto, el s. XXI se caracteriza por lo general por un arte superficial orientado al comercio y a la sensualidad. Y para ello qué mejor tema que la mujer: ella es el tema central de las letras de canciones baratas, ella y sus miembros en la pintura, ella y su sensualidad en la televisión vista de todos los ángulos, ataviada desde lo más grotesco hasta lo más estilizado. A esta característica contemporánea hay que agregarle, lo místico, lo pagano y lo religioso porque estos temas siempre ha causado controversia.

Con estos antecedentes voy a intentar analizar la obra de Rilda Paco en la que vistió a la virgen de Socavón como a una ramera. Me parece un trabajo sencillo y básico en el que la virgen está parada entre dos columnas clásicas, sobre una pequeña plataforma blanca que debe ser la luna como en la pintura original. En su mano derecha lleva una vela volcada y en su brazo izquierdo al niño Jesús. Ahora, lo controversial es que no lleva vestido, sino un corto suéter rojo que la cubre por encima del ombligo y una tanga roja también. El resto de su cuerpo no tiene más vestiduras, salvo unas medias negras tipo malla que generalmente usan las prostitutas y una capa negra que abarca de la cabeza a los talones. El fondo del cuadro me parece que es un muro con resquicios de aspecto colonial. El ambiente es netamente carnavalesco: globos en el aire y serpentinas colgando. Evidentemente, comparándola con la original, faltan muchos elementos, como los querubines, las estrellas, el globo terráqueo, etc. También se ha desvirtuado la simbología de los colores, como la túnica del niño de café (que significa la hermandad franciscana) a azul.

¿Cuál es el mensaje de esta pintura? Para entenderlo es vital recurrir a la historia del arte. Hay que saber que cada época pintaba a los santos de acuerdo a la visión de vida que tenía. Si observamos los cuadros renacentistas de la Virgen María vemos que los pintores la pintaron en palacios renacentistas y con vestiduras propias del Renacimiento, o sea con las forma de vestirse en el siglo XVI, cuando sabemos que María no vivió en esa época ni mucho menos vistió con ropas de ese movimiento cultural. Esto nos indica que la suma de tradiciones nos ha impedido ver la imagen original de la madre de Jesús. Con la virgen de Socavón (que es la advocación o representación a la Virgen María) pasó lo mismo. Fue pintada en el s. XVIII con las costumbres y tradiciones del barroco mestizo y con influencias del arte flamenco. Así que, lo que estamos viendo es estos días, protagonizada por Rilda Paco no es más que una expresión artística moldeada por nuestra sociedad, una sociedad en la que la sensualidad, la inmoralidad y la promiscuidad son vistas como algo naturales. Si es así entonces, si cada generación concibe su mundo en base a lo que ve y siente ¿a qué se debe la reacción y la polémica en torno a esta obra de arte? Y aquí va la repuesta: es que en la sociedad orureña, especialmente en la Iglesia Católica, a pesar de que el mundo moderno vive una vida de frenesí y liberal, hay una fuerte tradición conservadora, porque la devoción a la virgen de Socavón está bien arraigada históricamente a sus vidas, ya por la tradición minera (de ahí Socavón: socavar o excavar la tierra) o ya por la fuerte creencia en los santos de los conquistadores españoles que fundaron minas y las explotaron a los alrededores de lo que hoy es el Santuario de Socavón. Además, buena parte de la población boliviana es reacia a aceptar los cambios culturales y hoscos a moldearse a la dinámica de las ideologías y tecnologías. Por estas razones es natural que se indignen por cualquier acto que no encaje a su visión y tradición histórica. Por eso la Iglesia Católica llama a Rilda de ´hereje´, ´sacrílega´ y las fraternidades de ´ofensiva´, por lo cual ambas instituciones buscan darle el escarmiento como en la Edad Media, amparándose en el art. 223 del Código Penal que castiga con cárcel de 1 a 6 años para quien cometa sacrilegio, o sea tomar o coger un objeto sagrado. Por lo visto Paco no cometió ese delito. No creo que hacer arte de algo sagrado sea sinónimo de profanación.

Por el otro lado, Rilda sostiene que no tuvo intensiones de ofender a la fe cristiana ni a la población orureña, sino que lo único que hizo fue exponer la disonancia de los bailarines en relación con su práctica moral y su devoción a la virgen de Socavón. Si es así debió centrarse en estas personas y no en la virgen que nos ocupa, ya que tomar como protagonista a esta es involucrar directamente a sus adeptos como a la Iglesia Católica. Pero el arte es así, figurativo, quizá para la artista pintar a la virgen fue concatenar los vicios de los folckloristas que recorren bailando con máscaras de diablo y trajes extravagantes hasta llegar ante la virgen. Y aquí pienso que más allá de si fue una heterodoxia o una afrenta, fue una forma de buscar protagonismo, porque la artista en persona subió su trabajo a Facebook.

Pero ¿Cuál es el tema de fondo de esta discusión? Yo le pregunto al séquito de la virgen de Socavón si dar rienda suelta a los instintos, entregarse a los placeres carnales y tener desbordes irracionales concuerda, sintoniza, coexiste con el cristianismo que tiene un mensaje trascendental, que enseña que el cuerpo humano es templo de Dios y por lo tanto no debe contaminarse. ¿Será que esa gente sabe esto? Yo creo que no, porque si lo supieran, en vez de alzar la voz y satanizar sin fundamento, al menos se callarían y se sonrojarían de vergüenza. Por ello me parece esto un fanatismo religioso (incluso están actuando como los fundamentalistas porque algunos partidarios están amenazando a Paco con agresiones físicas) Yo de mi parte insto a estas personas que tengan un poquito más de mentalidad abierta y una disposición de encausarse a la realidad. Yo creo que Paco se equivocó de espacio y tiempo al pintar esta obra, justamente por el desencadenamiento de estas actitudes. Esto demuestra que nuestra gente no está preparada todavía para afrontar con serenidad expresiones artísticas de esta naturaleza.

Al fin al cabo, las vírgenes de santuarios, con un poco más de tiempo modificarán sus vestiduras para estar al nivel de la cultura predominante en la que andar con poca ropa es tan natural como beber agua. Así se desecharán al menos las hipocresías y los prejuicios.